Sunday, July 10, 2011

El escándalo Murdoch y nosotros

“Defiendo la prensa libre, son los diarios lo que no soporto”. Las palabras del dramaturgo Tom Stoppard son buen resumen de lo que británicos y ciudadanos de todo el mundo sienten al conocer el escándalo de las escuchas ilegales de The News of the World (NotW). Su caída puede anunciar la de Rupert Murdoch, el último magnate.

En el cierre del segundo periódico en difusión de Gran Bretaña, con 2,6 millones vendidos cada domingo, se oculta el exceso de poder de la prensa sensacionalista, el cambio de la industria de los medios, la necesidad de News Corporation de salvar su televisión de pago BSkyB –en proceso de hacerse con el 61% del capital frente al 39% actual-, las estrechas relaciones entre prensa y política de las que Murdoch ha sido maestro de muñidores, y los lazos y ambiciones dentro del clan de la familia más poderosa de los medios, empeñada en salvar a James Murdoch y a Rebekah Brooks, ex directora del dominical y mano derecha del dueño de News Corporation.

Un escándalo que deja enseñanzas y sospechas sobre los medios, la política y sus relaciones no sólo en Gran Bretaña. Aquí hace tiempo que no tenemos prensa amarilla, pero sus mañas, sin llegar al atrevimiento de NotW, están ocupadas por medios que bajo la apariencia de calidad informativa mantienen relaciones con los políticos, la policía y los poderes económicos que emulan la maestría del viejo Murdoch.

Columna en Estrella Digital

4 comments:

  1. Es más, no sé si queda algún medio "grande" libre de esa sospecha.

    ReplyDelete
  2. ¡Oh!!! ¿Y ahora quién nos va a dar los chismes y mentiras de todos los días? ¿The Times?

    ReplyDelete
  3. Aquí en España lo vivimos a diario. Lo vimos con la portada de "la sinrazón" y su borrado de personas en la manifestación del 15M y llevamos viviendo años de mentiras sobre los atentados del 11M en la cope (olé ahí la bondad de Dios y sus obispos) o en el inmundo.

    No creo que lleguen a Murdoch, está demasiado cerca del primer ministro y aún maneja buena parte de los medios británicos, se convertirá en víctima de subornidados sin escrúpulos y ofrecerá la cabeza de Rebekah Brooks en una bandeja (recién cortada y con mucha sangre, en directo por supuesto) para calmar a la opinión pública.

    ReplyDelete
  4. Me encanta que la estructura mediática quede al descubierto para conocer la connivencia que mantiene con la economía y política. Si esto fuera algo nuevo, podríamos asombrarnos, pero resulta que es lo habitual para favorecer inetreses y concentración empresarial a cambio de favores sobre la opinión pública. Murdoch ha cerrado un periódico para mantener intacto su imperio: simple estrategia mercantil. ¿Y la dignidad periodística de un medio de más de 100 años de historia? Es economía, estúpido, no ética.

    ReplyDelete