Tuesday, December 13, 2011

El País franquicia The Huffington Post

Juan Luis Cebrián ha repetido que El País hubiera nacido en internet si se fundase ahora. El ex director del diario y consejero delegado de Prisa cree también que la innovación disruptiva se lleva mal con los medios tradicionales. De esas convicciones proviene la alianza con The Huffington Post para lanzar el agregador de blogs y opinión para España y Latinoamérica. La apuesta de HuffPost por el periodismo cuantitativo, el basado en la abundancia de contenido de bajo coste, con la opinión, la suma de contenido ajeno y la optimización en buscadores (SEO) para conseguir el máximo de tráfico, está muy alejada de los orígenes de El País y su reivindicación como diario de calidad. Pero el tráfico importa, tanto como la esperanza de una rentabilidad por ahora dudosa y quizá ya agotada.
¿Pervivirá ElPais.com como medio “global en español” o será fagocitado por el agregador?

Columna completa en Estrella Digital

2 comments:

  1. Mmm, fíjate lo bien que has explicado el modelo de la Sra. Huffington y lo sorprendente que es que el campeón PRISA, con la cantidad de materia gris digital que concentra, no sea capaz o no decida hacerlo con su nombre y recursos. Si se trata de canibalizarse uno mismo (algo sabio), si la marca Huffington no significa realmente nada para el consumidor promedio, ¿por qué dejarse apropiar la marca? Las organizaciones toman decisiones sorprendentes muchas veces (es que los ejecutivos son personas), y tantas veces hay un tipo dentro al que no escucha nadie y que tiene lo mismo guardado en el cajón, pero esto no puede ser sólo una "alianza", denominación entrañable en la que es complejo que los aliados sean verdaderamente iguales o siempre iguales. Creo que es una enorme señal de debilidad como organización. Y veremos qué pasa, que no hay nada escrito.

    ReplyDelete
  2. Es así, Prisa se mete en su propia trampa poniéndose en manos de otros para hacer lo que deberían hacer ellos. Erosiona la marca, los contenidos y la cultura periodística sin ganar un motor capaz de cambiar la cultura interna.

    ReplyDelete