Friday, December 30, 2011

Rajoy condena a RTVE

Rajoy fuerza la reestructuración de RTVE. La reducción de 200 millones de euros en los 550 millones de aportación estatal, una rebaja del 36,5%, deja a la televisión pública con un presupuesto de mil millones para 2012, inferior a los 1.097 millones con los que contaba en 2009, antes del despliegue de la TDT y de su apuesta por la televisión conectada e híbrida.
Es el peor castigo para una televisión pública siempre criticada por el PP.
RTVE tendrá que abordar una reestructuración como la emprendida por la BBC para eliminar canales de sus múltiples y reducir servicios, la única forma de rebajar sus gastos de producción y recursos para asumir el ajuste.
La televisión estatal tendrá que elegir entre cerrar servicios y canales para mantener competitividad en La 1 o rebajar toda su oferta y perder su liderazgo de audiencia.
El telestado de Rajoy será más reducido en cuanto a titularidad pública, hará que el duopolio privado recupere parte del negocio perdido durante la crisis y confía en esa alianza para sostener su apoyo político.
Los recortes en el telestado son obligados en la situación de crisis actual, pero vuelve a faltar una definición del servicio público en la sociedad de la información, donde la oferta audiovisual es enorme.
Por no esperar, ni siquiera se ha sacado a RTVE de su interinidad tras la dismisión de Alberto Oliart para nombrar un presidente encargado de liderar la reestructuración.
Pero el servicio público continúa haciendo falta donde lo privado no llega, tanto en sus esencias -informativos, programación infantil, educación y divulgación, minorías y colectivos especiales- como para convertirse en una plataforma de contenidos y servicios ciudadanos orientada a garantizar el acceso a los contenidos financiados por todos o de dominio público.
Cada vez que se manosea RTVE, con más o menos financiación, se obvia la necesidad de repensar la función del servicio público. Cuando a la BBC se le ordenó recortar su presupuesto un 20%, lo primero que se hizo fue rediseñar el concepto de la corporación británica, su papel en la sociedad y en el mercado de medios, y su futuro.
Esa visión se vuelve a echar de menos en los recortes del gobierno de Rajoy igual que en la coja y poco ambiciosa Ley Audiovisual aprobada por el ejecutivo de Zapatero.
Las ideas, el concepto del servicio público y su desarrollo son la medida de la calidad de la televisión pública, no sólo el dinero.

16 comments:

  1. El despilfarro en RTVE es generalizado, solo hace falta darse una vuelta por prado del rey..sueldos superiores a 100.000 euros, viajes descontrolados,enchufismo, descontrol total del material afecto a la cadena (he visto salir a directivos con el coche cargado de ropa) etc...
    De todas las medidas que anunció ayer Mariano Rajoy Brey creo que esta es la única que merece mi respeto.

    ReplyDelete
  2. En muchas áreas, no sólo en TV se puede lamentar la pérdida de recursos. Pero en realidad hay que entender, razonando claramente, que tales recursos nunca fueron reales, nunca fueron originados de una fuente real de riqueza, sino simplemente sacados de un lugar y puestos en otro, por asignación gubernamental, lo cual impide que esos fondos siguieran su curso natural a generar más riqueza.
    Todo eso además de la obviedad flagrante de que puede gastar lo que no se tiene, salvo que se sea un ingenuo, y ya ve como se está hoy en día por hacer eso, tanto a nivel países como de los individuos, en casi toda Europa.
    Jamas hay que olvidar que todo lo que se llama servicio público se paga con dinero privado, y si todos los privados, es decir todos nosotros, no generamos riqueza, no ahorramos para invertir para ello, el gobierno no tiene de dónde sacar recursos, porque no debe olvidarse tampoco que el Estado no genera ni un céntimo por sí mismo.
    ¿Qué hace cada uno de nosotros en su hogar cuando no alcanza, puede simplemente emitir una ley para que el vecino se haga cargo de lo que no llegamos a cubrir? No, claro que no. ¿Sale acaso a pedir prestado lo que sabe o sospecha fuertemente que no podrá devolver, encima poniendo en garantía lo generado por todo su barrio? Tampoco, no es posible ni justo.
    Todos sabemos lo que hacemos en esos casos, es la realidad, y lo es independientemente de que nos guste o no. Está ahí y hay que afrontarla.
    Entonces con qué sentido lógico pretendemos que el Estado puede hacerlo y le irá diferente de lo que le iría a cualquiera?
    En este razonamiento por supuesto entran los bancos y la merecida bancarrota que deberían haber afrontado, deberían haber desaparecido. Si, hubiera sido una tragedia para mucha gente y en muchos sentidos, pero hacerle pagar al resto de los privados su irresponsabilidad, sus malas decisiones, es tan injusto e ilógico como cuando lo hace el gobierno de turno, en nombre del bienestar general, cuando lo que hace en el fondo es causar daños muchos grandes a largo plazo, vasta ver la realidad hoy.
    "No hay tal cosa como un almuerzo gratis", siempre se saca el recurso generado por alguien. El resto es fantasía.

    ReplyDelete
  3. "la obviedad flagrante de que [no se] puede gastar lo que no se tiene"

    Empiezo a estar hartito de esta tontería que abandera el PP y repiten como loros comentaristas profesionales y aficionados por toda la internet. El planeta entero basa TODA su economía en gastar lo que no se tiene. Se llama "crédito". Más aún, la ideología política que sustenta al PP es la que ha convertido la economía financiera (la economía del crédito) en la primera, muy por delante de la economía productiva. Y aún más: Rajoy ha nombrado Ministro de Economía a un profesional de la economía financiera, es decir, a un profesional de gastar lo que no se tiene.

    A ver si vamos acabando con el topicazo ¿vale?

    RTVE es un servicio público o no lo es. Si lo es, lo pagamos entre todos, como cualquier otro servicio público. Si no lo es debe privatizarse mañana mismo. La discusión, por tanto, no está en cuánto tienen para gastar este año o si al PP le gustan más Mediaset y Antena 3 (que probablemente sea así).

    ReplyDelete
  4. Aleve me gustaría decirte una cosa; claro que se pueden endeudar los estados y lo hacen deiariamente...pero solo se deben endeudar hasta el límite que al estado le permita poder devolver en el futuro lo que pide prestado....y ese umbral lo hemos sobrepado con el gobierno de ZP. Y si esto sigue así acabaremos como grecia haciendo una quita del 50% ..... y fuera del euro. Y como se que la mayor parte del deficit es para despilfarro y para alimentar la casta políca por mí que metan la tijera donde se deba de meter y ejemplo más claro que TVE no lo hay. Por mi que la cierren/privaticen mañana....

    ReplyDelete
  5. Aleve, antes que nada gracias por la corrección, era eso lo que quería decir.

    Acabo de ver este video de un indignado en Wall Street, para ser breve te recomiendo lo veas, que responde un poco a tu comentario sobre el "topicazo". Espero te lleve a salirte de ciertas prenociones aprendidas y a profundizar más.

    http://www.youtube.com/watch?v=_p9YAsBCWn4

    Por cierto, aclaro que no soy partidario de Rajoy.

    ReplyDelete
  6. Juan: creo que debemos reflexionar sobre eso de que "el mercado no cubre".

    Empecemos por la infancia. Yo en los canales de cable y en la tdt cuento los siguientes sitios: BabyTV, DisneyXD, Nickjr, Cartoonito, Disney Jr., Nickleodeon,Panda y Disney Channel. Y qué curioso: Pocoyó entero está en Youtube y nada de pirateado.

    ¿Educación y divulgación? Sigamos, Canal Cocina, Discovery Channel, National Gepgraphic, Viajar, Bio, Historia, Odisea, De casa... ¿Le podemos sumar los de música? (que dicen que educa, aún cuando salga Bisbal) Los 40 latino y normal, los MTV... y hasta Mezzo y Caza y Pesca pagando un poco más...

    ¿Minorías y colectivos especiales? Caramba: ¿lEl día del Señor y otras religiones? ¿Cuánta gente lo ve por casualidad? Pero mira, si hay diócesis eclesiásticas que se lo montan ¡por internet!

    Pero el mercado no termina ahí: la oferta de DVD es monstruoooosaaaaa. La capacidad de que colectivos reducidos y culturales hagan sus propios programas es una realidad cotidiana. Si casi todo el mundo es una minoría ya. ¿Dónde terminan las minorías? ¿Los amigos del boliche? ¿Un programa en RTVE para los cultivadores de remolacha? ¿Nos entrentemos en ver lo que hace la gente en la red por su cuenta? Porque desde moda y tendencias, no digamos cocina... la red se puebla de contenidos ¿de perros y gatos? Mejor no ver la proliferación de vídeos de enseñanza de matemáticas, por ejemplo.

    ¿Informativos? Será porque no hay telediarios, periódicos de papel y digitales, radios...

    En fin, pensar que las demandas de tipologías de contenidos no están cubiertas por el mercado actual es, simplemente, rechazado por los hechos. Ah, que no nos gusta la calidad de lo que se ve. Caramba ¿y quién juzga la "calidad"? ¿calidad para qu´ién? ¿Que hay que pagarlos? ¿No se pagan ya con impuestos? Una cuota tontorrona de oferta de pago con informativos internacionales con idiomas (hey, para educar) vale menos de 20 euros al mes. Una salida de una familia estándar al cine ya vale más que eso. Pardiez: pensar que el problema es el acceso a los contenidos (¡y la culura!) y no el deseo de consumirlos me parece excepcionalmente confuso. ¿Modelo público? Hagan una Fundación, depositen el archivo completo, pónganlo en condiciones de dominio público y acepten hasta donaciones para el mantenimiento.

    ReplyDelete
  7. Gonzalo, estamos básicamente de acuerdo, como sabes y dice el post. A pesar de que yo crea que hay contenidos y necesidades de servicio público sin cubrir. Y eso no quiere decir que RTVE lo haga bien, aunque mejor que las privadas.
    La oferta audiovisual en internet mejora muchas cosas, pero no todas ni asegura el acceso de la ciudadanía.
    Por eso mi oposición no es a un recorte necesario, sino a la forma en la que se hace, otra vez sin contemplar el servicio público, aún necesario como en Gran Bretaña o Alemania, por hablar de modelos distintos y en revisión.
    Pero voy más allá. El gobierno Zapatero perdió la oportunidad de redefinir el servicio público y ahora que tocan otra vez recortes, necesarios en una televisión inflada, sería adecuado pensar en un servicio público para la convergencia.
    Mi propuesta ya la conoces

    ReplyDelete
  8. Juan, el problema, a mi entender, no es tanto si debe existir o no una TV pública, sino para qué la queremos. Porque si no tenemos claro para qué la queremos, difícilmente la haremos rentable, o viable, o daremos auténtico servicio público.
    Aquí se ha citado el caso inglés, como siempre que se habla de TV pública, pero también el alemán. Sobre este punto, resulta chocante que, cuando aquí estamos hablando de cargarnos las TV públicas, la Deutsche Welle alemana acabe de haber público, en estos tiempos que corren, que va a reforzar e incrementar, en medios humanos, técnicos y económicos, su servicio internacional en español orientado especialmente a los países americanos de habla hispana.
    Parece un absurdo, ¿no? Pero, en mi opinión, no lo es si se analiza con un poco de detalle. En otros países, las TV públicas se están convirtiendo en gigantescas plataformas de promoción internacional, no solo del país, sino de sus industrias, sus productos, sus servicios... en definitiva, de sus intereses.
    Si seguimos con atención sus programaciones, estos canales con fuerte vocación internacional, además de sus informativos, emiten programas cuyo único objetivo, más o menos disimulado, más o menos evidente, es dar a conocer todos esos intereses. Sucede incluso en nuestra admirada BBC. Fijaos en el canal internacional de BBC -cofinanciado, por cierto, por el Foreign Office, pese a los recortes- además de sus admirados informativos, fijaos en los otros programas, y tomad buena nota de las empresas, de las firmas, de las compañías, de los productos a los que les dan cancha... todo británico, directa o indirectamente.
    Ese es el modelo que parecen seguir ahora las grandes cadenas públicas. Grandes plataformas, no solo basadas en la TV convencional, dedicadas a vender el producto país.
    Personalmente, ese es un modelo que no vería mal, porque sirve a todos, tanto al sector público como al privado. Sería, en mi opinión, un buen ejemplo de gasto público, que es dedicar el dinero de todos al beneficio de todos.
    Pero, mientras tanto, en España, ¿qué tenemos? Lo de siempre, los teleboes. Canales financiados con nuestros impuestos que, en muchos casos, hacen competencia desleal al sector privado y que, lejos de servir al bien común, solo sirven al beneficio de unos pocos.
    Y eso ya se ha quedado, como poco, en el Pleistoceno.

    ReplyDelete
  9. Efectivamente, además de un servicio público que amplíe el acceso a contenidos públicos y ciudadanos
    http://periodistas21.blogspot.com/2011/02/manifiesto-por-un-nuevo-servicio.html
    La representación y promoción internacional es otro de los elementos clave de soft power que un servicio público audiovisual y digital debería prestar.
    Para la cultura y la industria españolas, esa visión de plataforma internacional es importante. Hoy se cumple muy medianamente, por no decir muy mal, con TVE Internacional, muy apegada a una visión paternalista y de país de emigrantes que ya no se corresponde con la realidad ni con nuestros intereses.
    Otro de los elementos de definición del servicio público que ni el gobierno anterior ni este parecen dispuestos a abordar.

    ReplyDelete
  10. Juan: yo creo que el argumento de "acceso de la ciudadanía" es un argumento que ya no se sostiene. Siempre se ha recurrido a las abuelitas, como pobres ignorantes, que perdidas en un pueblo de Jaen, no tienen acceso a la cultura y qué sé yo. Sin perjuicio de que es un argumento, aunque cómodo y válido como metáfora de cosas que se pueden ver o han existido, injusto para las abuelas, lo cierto es que no se puede decir que no hay acceso. El que quiere tenerlo, lo tiene. A pesar de tener el ADSL caro de pelotas en comparaciones internacionales. Es hora de ir a pensar diferente, a superar el modelo de la escasez artificial y promover la "desnacionalizacion" y "desestatalización" en favor de un desarrollo ciudadano real y verdaderamene plural: desmontar monopolios, liberar espectro, promover la comunicación por infraestructuras sin escasez y sin barreras de entrada. Por no hablar de la propiedad intelectual. Creo que con las indignaciones contra la telebasura, la defensa numantina de "lo público" (como si no estuviera en manos de las élites y su vocación por fijar la agenda) lo único que se hace es fortalecer un sistema contrario a los valores de la red. Eso que decíamos que nos gustaba tanto. Me da que, el resto, es añoranza del siglo XX y nuestras meriendas con Nocilla y La Casa del Reloj.

    ReplyDelete
  11. @anonimo Lo que relatas de las televisiones públicas como punta de lanza de estrategias de influencias internacional es radicalmente cierto. Es otra forma de hacer lo que el cine americano descubrió en los años 20 y nadie más ha podido replicar: tras las películas viene la venta de un modo de vida. Tras los noticiarios viene una agenda, y tras la agenda un modo de vida. Especialmente, de cara a las élites. No son sólo británicos y alemanes, son chinos, rusos, coreanos, franceses, iraníes, qataríes... La televisión pública española, con esa mediocridad periodística que la caracteriza de toda su vida (no hay nada, verdaderamente salvable en su historia, retazos de aquéllos "infomes semanales" reporteriles de los setenta), se ha dedicado a la propaganda interna, al control social, a promover las carreras profesionales (y, a veces, las fortunas) de sus dirigentes y, jamás, a contribuir a la influencia del país que dicen defender en el mundo: están a tiempo si tuvieran alguien que tuviera alguna idea de como funciona el mundo en alguno de los partidos que dicen defender el pluralismo y bla, bla. Eso, todavía, puede ser un "servicio público": que no sea CNN en español quien sea la referencia "independiente" de la élite latinoamericana y, por qué no, estar presente en la mente de un colectivo en ascenso sideral como es el público latino de EEUU (algo para lo que habría que saber mucho, mucho). Es el único rescoldo que le veo a la lógica estatal. El resto, fuegos artificiales. Qué pensar de un grupo de directivos que, con 1.200 millones de presupuesto, o 1.000 ahora, no saben hacer nada sin mirar a la audiencia que miden los cachondos de Kantar Media.

    ReplyDelete
  12. Soy empresario y socio de un ecommerce de venta de material de oficina on line y como nadie me regala ni subvenciona nada, tampoco entiendo porque nuestros impuestos tienen que pagar todas las ineficientes y costosas TV publicas autonomicas.
    Por otra parte, tampoco entiendo porque quitaron la publicidad a TVE para que nos cueste mas a los españoles. Me parece realmente un desproposito

    ReplyDelete
  13. Ofrecer ayuda

    Buenos días,
    En primer lugar yo les recomendaría que tener cuidado con las ofertas en la red y advertencias. Debido a que más del 90% de quest'avvisi son fraudulentos. Hoy en día hay más y más fraude. Quería pedir dinero prestado, después de haber enviado un aviso, todos los días recibo más de 25 mensajes de estafas nada que piden dinero están diciendo Gastos carpetas. Y sería borrar su mensaje, pero un día se echó sobre una persona leonido designado de Verona, pensé que usted hizo el partido de sinvergüenzas también la red, pero para mi sorpresa, es diferente, me dio un préstamo de € 40.000 a un ritmo mucho bien de 2% reembolsable en el número de tiempo que desea. Ahora confirmarlo, y si ocurre que busca préstamo póngase en contacto por correo electrónico. He aquí su correo electrónico:

    leonidoveronas@gmail.com

    NB: Le informamos también, y te juro que sólo tenía que pagar los derechos de inscripción y los contratos para recuperar mis fondos.

    ReplyDelete