jueves, junio 30, 2011

Aulas de corta y pega

Retrasados. Incapaces de navegar y encontrar de forma rápida y eficiente información útil y de calidad. Con baja comprensión y habilidad lectora. Perdidos en el ciberespacio y condenados al corta y pega. Es el desolador retrato del informe PISA-ERA sobre competencias digitales de los alumnos de 15 años. 0tra vez relegados a los pupitres del fondo entre países de la OCDE, como en lectura, matemáticas o ciencias. Un país sin nativos digitales. No formamos ciudadanos libres y críticos, sino clientes hiperconsumistas condenados a perder el tiempo, a consumir mucho, y a producir y pensar poco. Maldición de nuevos ricos.

Leer el informe es hundirse en la pintura negra de un país que grita muerte a la inteligencia y que inventen ellos. Pero esta falta de habilidades en los jóvenes, fuente de futuro, competitividad y el bienestar de mañana no ocupó una línea en el debate del Estado de la Nación. Los políticos se relamen en discursos y acusaciones mientras los padres afrontamos con más preocupación las vacaciones.

La educación muestra que no enseñamos a leer, a comprender, a navegar y a compartir. Falta inteligencia útil y crítica, y se pierde tiempo en la confusión.

La educación sigue sin ser prioridad excepto para luchas ideológicas y religiosas. Los maestros tienen escasa formación permanente, poco estímulo, bajos salarios y peor consideración social. Sólo una comunidad de entusiastas lucha contra el desencanto en las aulas de un país desagradecido. Dijo John Dewey, pedagogo y precursor 2.0, que la tecnología marca las fronteras del conocimiento y la democracia, y que enseñar a estudiantes de hoy como a los de ayer es privarles de mañana. Criamos ciudadanos de fronteras pequeñas y futuro corto. Un crimen contra las nuevas generaciones.

El Ministerio confía en los ordenadores de Escuela 2.0 para atajar brecha con el tecnodeterminismo de quienes padecen también las carencias reveladas en el informe. No son las máquinas, sino las destrezas y el cambio cultural lo que asegurará el futuro. Los expertos no dejan de proclamarlo, pero los despachos ministeriales padecen sordera del siglo XIX.

Columna en los diarios de Vocento

martes, junio 28, 2011

El País sin firmas y el abuso de la autoría

Una huelga por condiciones laborales ha dejado a El País sin firmas. Sus lectores encuentran estos días un diario huérfano, donde no reconocen la autoría de las informaciones. Los cuatro directores de El País se quejan y acusan a la redacción de "tomar de rehenes a los lectores". Una dura reprimenda que subraya una contradicción: ¿es ético retirar las firmas cuando se mantienen las "valoraciones, opiniones, comentarios y análisis" de los autores?

Una huelga de firmas debería desvelar una información menos personalizada. El País fue pionero en España en la firma de prácticamente todas las informaciones. Una política que ha llevado a muchos abusos.

Hoy es difícil encontrar un periodismo con tantas firmas como el español. Ni en Europa, Estados Unidos o Latinoamérica, las culturas periodísticas más próximas, se da un caso semejante. Incluso medios de referencia como The Economist siguen sin firmar las crónicas sin perder enfoque interpretativo y analítico.

Aquí se llegan a firmar notas y ruedas de prensa o ediciones de teletipos. El exceso de firmitis, una afección endémica del periodismo, y el mal entendimimento de la autoría ha favorecido un periodismo soberbio, excesivamente personalista y que a menudo confunde responsabilidad con vanidad.

En la carta a la redacción, los directores de El País piden una separación entre lo laboral y lo profesional confusa estos últimos años, tanto en ese diario como en la mayoría de los medios. No es seguro que la multiplicación de firmas en las informaciones haya aumentado la responsabilidad e independencia de los periodistas, pero sí ha producido una subjetivización de la información, el relajamiento de los controles de edición y el debilitamiento de la cultura profesional, los criterios y estilo editorial de cada medio.

En muchos medios sobra subjetivismo y falta una cultura profesional más exigente. No hace falta volver a los viejos editores que titulaban y decidían todos los contenidos, pero una redacción con demasiados personalismos y débil control editorial es una amalgama de voces sin una propuesta clara y concreta para el lector.

Esa es la gran diferencia entre medios de fuerte cultura profesional y el resto. Los primeros -The Economist, The New York Times o Die Zeit, entre otros- privilegian una fuerte cultura y estilo editorial frente a las voces personales. Cuando la información se firma es por una calidad excepcional o en situaciones en las que conocer la autoría y situación del periodista aporta elementos importantes al lector.

En esas culturas periodísticas la opinión está claramente deslindada de la interpretación y el análisis. La primera, juzga y se posiciona; las segundas aportan elementos valorativos para mejorar el entendimiento y contextualización de la información. En las culturas periodísticas con mayor peso de la cabecera, la impronta del medio permeabiliza la información, sus elementos y la voz de los reporteros. Incluso en los de sus estrellas.

En Latinoamérica, dónde he desarrollado gran parte de mi carrera profesional, se sigue ese ejemplo. Limitar el uso de las firmas protege a la redacción frente a las presiones y poderes externos, reafirma el control por los editores y jefes de la redacción, y ayuda a crear un estilo compartido que permite diferenciar por su voz y recursos expresivos a unos medios de otros. Algo cada vez más difícil en un periodismo egocéntrico, pero no por ello con más autoría real.

Cuando el valor y alcance de la voz personal es mayor que nunca gracias a los nuevos estilos periodísticos, los blogs, las redes sociales y la evolución de muchos periodistas hasta convertir su firma en una marca, reivindicar un cierto estoicismo de la autoría, reforzar el control editorial y la cultura de la redacción -aún en redacciones descentralizadas- es una diferencia entre los medios profesionales de calidad y el resto.

Esa es la responsabilidad de la cabecera, su director y editores. La transparencia aumenta porque queda más claro donde pesa más el trabajo individual frente al colectivo y la responsabilidad se comparte con mayor equilibrio: la cabecera y su director protegen a los redactores, que a cambio reconocen esa autoridad profesional.

Es entonces cuando aparece claramente deslindado lo profesional de lo laboral y no se confunde al público entre la voz de la cabecera y la de cada periodista o colaborador, que firma como valoración de su trabajo o porque se aparta de los criterios editoriales.

Con Bertold Brecht exhorto a los periodistas a ser menos autores y más obreros de la información. Por su bien y el de los lectores. Por la transparencia, la responsabilidad y una información con mayor calidad y menos subjetividad, que a menudo encubre una débil exigencia periodística.

Pottermore.com, la venganza de Lord Voldemort

El aprendiz de mago se ha hecho mayor. Los tiempos de la escuela de magia de Howarts pasaron. Han sido muchos años y siete novelas de una de las sagas más famosas de la historia. Pero el tiempo de Lord Voldemort ha llegado. Quizá no para los padres fantasmales del huérfano Potter, pero sí para sus padres putativos, los editores que confiaron en la imaginación de J. K. Rowling. Harry se independiza de los editores con Pottermore.com, la web donde se comercializarán los ebooks del mago adolescente.

Rowling se transmuta en el malvado Voldemort y abjura de los tíos y tutores que criaron a Harry, mago incomprendido. La autora sigue ahora el vuelo de las lechuzas con una web donde los millones de seguidores de Harry podrán al fin encontrar sus aventuras en ebook. Sin intermediarios, sin comisiones, sin control sobre el trabajo de la escritora.

Columna completa en Estrella Digital

jueves, junio 23, 2011

Alianza de pago de la prensa digital

Vocento, Prisa, Zeta, Godó, Público, La Voz de Galicia, Diario de Navarra, Heraldo, Intereconomía, Axel Springer, RBA, Última Hora. Es la Gran Alianza de grupos de diarios y revistas de España, la mayor de Europa, para cobrar por la prensa en tabletas, móviles y web. Kiosko y Más se presenta como la plataforma de pago con más oferta tras el lanzamiento hace más de un año de Orbyt por Unidad Editorial.

El objetivo es cobrar en internet por los diarios y revistas. Juan Luis Moreno, director de Estrategia Digital de Vocento, está convencido de que hay clientes para las ediciones electrónicas de la prensa: un pdf enriquecido con herramientas para compartir en las redes sociales y un buscador para encontrar noticias en cualquier cabecera.

Poco negocio a la vista si se analiza el historial de venta de ediciones electrónicas de los diarios. Una oferta apta sólo para nostálgicos del papel, gabinetes de comunicación, resúmenes de prensa e instituciones y políticos dependientes de la valoración y formato original de los diarios.

Para los lectores digitales, una oferta escasa y con pocas funcionalidades frente a las aplicaciones nativas de tabletas y móviles. Pero la Gran Alianza es humilde en sus objetivos para no tensar su delicado equilibrio. Otra ocasión que puede desperdiciarse si no se utiliza para crear estándares de mercado y de negocio que palien la crisis de la prensa, que ha perdido más del 40% de sus ingresos desde que empezó la crisis.

Diarios a partir de 0,79 euros por ejemplar, 2,99 para las revistas. Suscripciones mensuales de 9,99 euros para un diario y de 14,99 si se eligen dos cabeceras. Sin exclusividad. Los promotores de la plataforma quieren replicar en internet el modelo del kiosco tradicional. Versiones digitales de las ediciones impresas que se descargan en una aplicación con un límite de tres dispositivos y disponible para iPad y iPhone, Android y PlayBook, la tablet de Blackberry. Esta gran alianza no pretende imponer un modelo negocio ni una tecnología a las cabeceras.

El modelo lo lanzó la prensa regional francesa el año pasado después del fracaso del magnate Rupert Murdoch para intentar unir a los editores en su Proyecto Alesia. El dueño de The Times o The Wall Street Journal pecó de algunos problemas similares a los de Orbyt, el kiosco de Unidad Editorial que ya ha logrado 33.000 suscriptores para El Mundo. Los impulsores de Kiosko y Más defienden una plataforma sencilla. Cada editor fija sus precios, modelo de negocio y de producto, y adapta las funcionalidades tecnológicas a sus objetivos.

Kiosko y Más ha logrado una unión inédita entre editores. La crisis aprieta. Para El Mundo es un freno a su proyecto de atraer más cabeceras a su kiosco digital. Y abre otra secesión en la prensa de derechas: El Mundo y La Razón, en Orbyt; ABC y La Gaceta, en la nueva plataforma. El resto de diarios nacionales se une a los regionales en esta Gran Alianza.

Orbyt confía en superar los cien mil suscriptores para las publicaciones de Unidad Editorial en 2013, pero la división de nuevos puntos de venta con distintas aplicaciones de acceso pondrá en peligro el plan estratégico del grupo. Moreno no desvela los objetivos de Kiosko y Más, y se defiende aludiendo que cada editor tiene los suyos.

Pero cuando la navegación en internet deja paso a una mayor afinidad con las aplicaciones, las cabeceras vuelven a estar condicionadas por la distribución y la selección de los lectores frente a la autopista de la web, donde buscadores y redes sociales determinan en parte una navegación menos fiel y más determinada por la búsqueda de información concreta.

El debate sobre el futuro de la prensa continúa. Pero con más voces e intereses sobre las pantallas de los nuevos dispositivos.

Análisis en Estrella Digital

Contenidos y más

Esta columna y el resto del diario se podrán leer en su iPad o en su móvil desde este mes de julio. A punto para las vacaciones. Como el original, con el diseño y formato del papel. Una docena de grupos editoriales se unen en una plataforma de pago para ofrecer diarios y revistas en tabletas, los móviles y la web. Con la forma original de papel y facilidades para compartir en las redes sociales o para realizar búsquedas.

Con precios más baratos: 0,79 euros por un diario, 9,99 de suscripción mensual y 2,99 para las revistas. 14,99 si se suscribe a dos diarios por un mes. Kiosko y Más es la nueva plataforma de pago de Vocento, Prisa, Godó, Zeta, Axel Springer, Público, Diario de Navarra, Intereconomía, Heraldo, Última Hora, La Voz de Galicia y RBA que competirá con Orbyt de Unidad Editorial por un sitio destacado y una suscripción entre las aplicaciones de su dispositivo móvil, el que mejor sustituye a la prensa de papel trasunta para una nueva portabilidad.

Es la respuesta de los medios españoles al fin de la era de la prensa que abrió grietas estructurales a principio de siglo y se ha resquebrajado hasta los cimientos en tres años de crisis que están acabando con las burbujas financieras, inmobiliarias y mediáticas.

Usted decidirá cómo quiere leer este diario. En papel, en la web o en las nuevas aplicaciones para móviles y tabletas. La información y los contenidos son multipantalla y una mayoría los consume en varios formatos y equipos.

Pensar una opinión o una información requiere también una redacción y una edición contextual, acorde con las ventajas de cada soporte y su interfaz. Si lee esta columna en papel no verá sus enlaces, pero a mí me es imposible escribir sin hipertexto.

Cada nueva plataforma y tecnología es una oportunidad para mejorar los contenidos y la relación con el público. Asusta contemplar cómo se desperdician esas oportunidades por rutinas de un tiempo pasado, cuando sólo editábamos en papel. Ahora que nos lee en varios formatos, exija, lector, que los aprovechemos.

Columna en los diarios de Vocento

miércoles, junio 22, 2011

Internet se vende a las marcas

ICANN, la organización que gestiona las direcciones de internet, anuncia la multiplicación de las extensiones (gTLDs, dominios de nivel superior) para convertir cualquier página web en la de una marca, ciudad, etc. Nace una nueva internet plagada de direcciones acabadas en .marca frente los 22 dominios genéricos actuales -.net o .edu, por ejemplo- y los de países como .es o regiones como .eu (Europa). La conversión de las url en marcas. Una comercialización de la web contra su espíritu libre y abierto original, y su venta a los intereses comerciales de las grandes compañías.

Columna en Estrella Digital

Kiosko y más, alianza para vender diarios en tabletas

Juan Luis Moreno, director de Estrategia Digital de Vocento, presentó ayer Kiosko y más, la plataforma de pago para tabletas y móviles de una alianza de editores liderada por Vocento.
A principios de julio estará disponible esta oferta con los diarios y revistas de Vocento, Prisa, RBA, Grupo Zeta, Grupo Godó, Axel Springer, Intereconomía, Heraldo, La Voz de Galicia, Diario de Navarra, Última Hora y Público.
La mayor alianza de editores de Europa para hacer frente a Orbyt, el kiosco digital de pago de Unidad Editorial.
Kiosko y más sigue el modelo de Presse Regionale, la aplicación de pago de la prensa regional francesa que se adelantó al proyecto de los diarios de París.
En Kiosko y Más se podrán encontrar diarios a 0,79 euros por ejemplar y suscripciones a 9,99, por debajo de los 14,99 euros de Orbyt. También se comercializarán suscripciones conjuntas a varios títulos, por ejemplo ABC y El País, por ese mismo precio al mes.
Cada editor es responsable y autónomo para desarrollar su modelo de negocio, basado en un gestor común que no obliga a cambiar procesos editoriales ni de publicación dentro de cada cabecera. Una de las claves para conseguir la alianza.
Tampoco es obligada la exclusividad: Zeta por ejemplo está ya en Orbyt.
Moreno no especificó el plan de negocio ni los objetivos de difusión y señaló que cada editor y cabecera será responsable de su propio desarrollo.
Vocento, promotor de la iniciativa, ha intentado evitar los condicionantes tecnológicos y de negocio que llevaron al traste el proyecto Alesia de Rupert Murdoch para crear un kiosco digital.

lunes, junio 20, 2011

Telecinco quiere liderar la TV híbrida

Internet entra en la televisión y la televisión sale de la pantalla tradicional para extenderse por ordenadores, móviles y tabletas. Telecinco da el primer paso para extender su liderazgo entre las cadenas privadas a las televisiones conectadas, directamente o a través de descodificadores y videoconsolas. Lo hace de la mano de Telefónica, con la que comparte intereses en Digital+ y para convertirse en líderes de las nuevas plataformas digitales, donde los contenidos televisivos serán cruciales.
Mediaset España lanza un proyecto de televisión híbrida –televisión y banda ancha- con el estándar europeo HbbTV (Hybrid Broadcast TV). Una tecnología que une internet y televisión para disfrutar de información sobre los programas, contenidos adicionales, conexión con las redes sociales, vídeo bajo demanda, etc.
De la pantalla boba a una televisión inteligente donde las búsquedas, la conexión con las redes sociales, las aplicaciones y los contenidos a demanda abren una nueva era más allá de la TDT.Una tecnología que une internet y televisión para disfrutar de información sobre los programas, contenidos adicionales, conexión con las redes sociales, vídeo bajo demanda, etc. De la pantalla boba a una televisión inteligente donde las búsquedas, la conexión con las redes sociales, las aplicaciones y los contenidos a demanda abren una nueva era más allá de la TDT.
Para las cadenas es el principio del fin del negocio de la distribución y las licencias. Cuando desde cualquier pantalla se puede acceder por streaming a contenidos albergados en servidores (la nube), el sistema de licencias y el control político se rinde a la elección de los usuarios.
Las cadenas están obligadas a repensarse como marcas capaces de ofrecer contenidos interesantes a un telespectador que elige lo que quiere ver. La televisión en abierto se convierte en una gran maquinaria de marketing para fijar programas en las preferencias del público, difundirlos en sus primeros canales y rentabilizarlos con segmentación en los temáticos y bajo demanda. Más ventanas para sostener el negocio publicitario y avanzar en el pago por contenidos.
Los espectadores dejarán de preocuparse de sintonizar frecuencias acotadas geográficamente, se liberan de la tiranía de los programadores y construyen su programación en función de sus intereses y las recomendaciones en las redes sociales: la televisión etiquetada.
La BBC le llama la estrategia de las cuatro pantallas (televisores, PC, móviles, tabletas) y se ha lanzado con su estándar BBC iPlayer a colonizar las televisiones conectadas.
Por ahora las cadenas españolas han sido remisas a la convergencia y han preferido exprimir el negocio convencional para hacerse con la publicidad perdida de RTVE y aliviar la caída continua del negocio publicitario.
Algunas cadenas ofrecen aplicaciones para televisores conectados y canales en internet, pero la mayoría han apostado más por fortalecer su oferta web. Telecinco quiere convertirse en el motor comercial de la televisión híbrida. Sus directivos están convencidos, como una gran parte del mercado, de que la conexión de la televisión a la banda ancha cambia todo y vuelve a convertir a las grandes pantallas en el centro del hogar digital mientras las tabletas y los portátiles se usan para el consumo personal.
Con un parque estimado de más de dos millones de televisores conectados el año próximo, la televisión comienza a correr tras el telespectador multipantalla para mantener su atención y continuar siendo la reina de los medios.

Columna en Estrella Digital

viernes, junio 17, 2011

Chromebook, un ordenador para la nube

El ordenador para los hiperconectados ya está aquí. Todo está en la red: los programas, los documentos, los archivos. Olvide la dictadura de Windows, las molestas actualizaciones, los programas caros y ese lento arrancar que nos desespera.
Google lanza Chromebook, el ordenador pensado para la nube –cloud computing- cuando todo está en internet, accesible desde cualquier lugar. Rápido, sencillo, liviano. Con los programas en red, la mayoría gratuitos.
Un ordenador webcéntrico, con internet como nervios y cerebro. El fin de la era del PC autónomo. Pero llega tarde, por detrás de tabletas como iPad y las plataformas de aplicaciones que permiten acceder a cualquier contenido y servicio. Una revolución que se antoja obsoleta desde que Google anunció su desarrollo a finales de 2009.

Columna en Estrella Digital

jueves, junio 16, 2011

Facebook, el poder azul

Todos necesitamos un lugar donde estar. Donde relacionarnos con otros. Un sitio donde vivir la hipermodernidad sin angustia por el “doble caos de la abundancia y la inmediatez”, palabras del filósofo Gilles Lipovetsky. Para muchos ese refugio de orden es Facebook y el omnipresente botón azul de Me gusta la clave para compartir, conversar, meterse en el muro de contenidos y relaciones de los demás (el timeline de cada usuario). Tras la magia de ese botón y del poder de la plataforma líder de las redes sociales corren muchos anhelos de personas, grupos de todo tipo, medios o proveedores de contenidos que confían en un clic en ese destello azul para ser parte de la vida del hiperconsumidor digital.

Facebook es sinónimo de internet para muchos igual que lo fue Google. Si una web quiere existir en la economía de la atención y llegar a más audiencia el botón Me gusta para recomendar o compartir y el SEO, optimización para salir entre los primeros en las búsquedas de Google, son sus dos principales herramientas. Pero la diferencia es cada vez más importante. Por Google se pasa rápido, igual que por la mayoría de las páginas resultado de las búsquedas, pero cuando un amigo o persona con la que te relacionas recomienda un contenido, el interés crece. La diferencia se agranda cada día en las mediciones de los medios digitales, conscientes de que con el buscador se llega a sus contenidos pero con la red social se consume con más intensidad y se difunden viralmente.

Con 15 millones de usuarios en España, dos tercios del total de internautas, y casi 700 en el mundo, una pequeña caída o ralentización en su crecimiento en los países con más usuarios, no son para alarmarse, aunque la hipereconomía de la red viva el instante con la misma urgencia y devoción con la que los usuarios atienden su muro de Facebook.
La red social ha mostrado su poder en el 15-M o las revoluciones árabes. Y lo hace cada día creciendo en aplicaciones y contenidos que buscan atención y audiencia. El éxito digital es efímero, pero hoy Facebook es una plataforma, un ecosistema digital donde se vive y se comparte como nunca.

Columna en los medios de Vocento

lunes, junio 13, 2011

Medios a la espera del poder

Vuelco en el poder municipal y autonómico. Una vez constituidos ayuntamientos y comunidades empieza una nueva era política. También para los medios de comunicación cuando viven su peor crisis económica. Televisiones autonómicas, diarios, televisiones y radios locales viven estos días pendientes de los nuevos dueños de la publicidad institucional y las subvenciones, directas o enmascaradas, que son el pilar de la subsistencia de muchos.
El cambio en el poder local sacudirá las cuentas de los medios en sus peores momentos. Es el resultado de rentabilizar la fidelidad política en lugar del periodismo independiente y de calidad, su audiencia e influencia.

Columna completa en Estrella Digital

jueves, junio 09, 2011

Todo en la nube

Olvidarse de la molesta sincronización entre ordenadores, móviles o tabletas. De las contraseñas de los servicios donde guardamos fotos, textos, archivos. Llevar tu música contigo sin recordar si copiaste la última canción. Todos tus contenidos accesibles en cualquier lugar y momento desde internet. Es el paraíso de los hiperconectados que el papa Steve Jobs promete a sus más de doscientos millones de usuarios. La nube –el cloud computing, los contenidos alojados en grandes centros de datos- en el centro de la vida digital. Todo conectado y accesible al momento.

El paraíso de la ubicuidad de Apple no es nuevo. Muchas aplicaciones profesionales trabajan en la nube y han crecido los servicios para usuarios privados. Pero Apple quiere poner la nube en el centro del consumo y los contenidos digitales. Es la gran enmienda a iTunes, el modelo de descargas con el que ha reinado el primer decenio del siglo XXI. La nube será el imperio de los próximos años.

La propuesta de Apple no es única. Amazon y Google alojan libros y música de sus usuarios en la nube y Dropbox se ha convertido en una potente herramienta para acceder a cualquier archivo. Telefónica acaba de anunciar que entra en el negocio del ebook con una tienda de libros electrónicos en la nube para adelantarse a la llegada de Amazon.

Pero los grandes de los contenidos se resisten. Los dueños de la música no aceptan nuevas licencias para disponer de música ubicua y tanto el cine como la televisión mantienen el control de cada streaming y descarga.

Cuando todos los contenidos son accesibles desde cualquier dispositivo para un consumidor conectado a servidores, la propiedad pierde sentido. Los derechos de autor y de los consumidores necesitan una redefinición cuando los contenidos no se poseen, simplemente se usa una licencia –privada, profesional o comercial- para escuchar, ver o leer, como en el pago por visión. Esas licencias son la base de la gestión de la nube de Apple, no los archivos. La Comisión Europea empuja un mercado único sin freno a la nube en las fronteras. Los dueños de los contenidos no pueden parar la extensión del mundo digital.

Columna en los medios de Vocento

martes, junio 07, 2011

Una nueva La Gaceta más cercana

La Gaceta de Tucumán se transforma. Comienza un nuevo proyecto para el segundo diario del interior de la Argentina. Una apuesta por el periodismo más cercano a las personas; las grandes apuestas informativas con profundidad, reflexión y relatos, y una redacción integrada orientada hacia el multiproducto y la multipantalla.
Nace TUcumanos, una nueva sección dedicada a la información local entendida sin fronteras, como los temas de mayor impacto en la vida cotidiana por su impacto en la vida privada y en el ámbito personal, familiar, ciudadano o profesional del público.
Antes vendrá precedida de un primer cuaderno donde las áreas tradicionales de información política, económica, policial y la opinión se desarrollan con una fuerte vocación por la profundidad y la reflexión. Sin hacer perder tiempo a un público informado en tiempo real por los diarios, internet, las redes sociales (041), la televisión o la radio.
La nueva propuesta de La Gaceta se vuelca en un diario de lectura, análisis e historias, donde leer e informarse en profundidad de una actualidad retransmitida en tiempo real por LaGaceta.com.ar y por el diario y sus periodistas en las redes sociales o en vídeo compartido en YouTube.
Para la nueva La Gaceta se ha emprendido una completa reingeniería de la redacción con los objetivos de formar a todos los periodistas en las nuevas tecnologías, integrar la redacción manteniendo equipos especializados por áreas y para mejorar tareas específicas de cada soporte (papel y web), y dinamizar el trabajo de los reporteros y de edición para ajustarlo a la producción de más información en tiempo real y de mejores crónicas e historias para la lectura reposada.
En los próximos meses, a los cambios que hoy comienzan en la edición papel seguirá una renovación de la LaGaceta.com.ar para construir una nueva plataforma más ágil, completa, con mayor orientación al tiempo real y mejor reflejo de los grandes temas. Una transformación para convertirse también en un medio más abierto, social y participativo. Federico Türpe, jefe de Información del diario, adelanta ese proyecto en marcha.
La presentación del nuevo diario por el presidente de La Gaceta, Alberto García Hamilton; explicado por su director, Federico van Mameren.
Guillermo Monti, responsable de TUcumanos, explica la nueva apuesta editorial y el director general, José Pochat, el concepto de diario multiuso que pretendemos poner en marcha: la conversión de La Gaceta en una plataforma informativa y de servicios para distintas necesidades y demandas del público en un ecosistema multimedia, volcado el tiempo real y donde medios, periodistas y públicos deben relacionarse de una forma más abierta e interactiva.
Unas notas mías en la presentación del nuevo diario.

lunes, junio 06, 2011

Contra la censura del rey

Cuando Quevedo se adentró en una galería del infierno la encontró poblada de reyes y príncipes, tan vivos allí como muertas sus monarquías en la tierra. “Miré por los españoles y no ví corona ninguna; quedé contentísimo”. Censura. A los censores no les gustó la ironía de don Francisco en su Sueño del Infierno como no le han gustado al rey Juan Carlos los rumores sobre su salud. Censura. La Casa Real, siempre eficiente con sus barreras dócilmente acatadas, ha prohibido a los periodistas acudir a algunos actos del rey y el príncipe. Sólo gráficos, dicen, negando su condición de periodistas. Imagen, no palabras ni hechos.
Mala decisión. El rey y su casa merecen un sello negativo como el que las asociaciones de periodistas quieren crear para los políticos y las instituciones que recortan el derecho a la información de los ciudadanos. #sinpreguntasnocobertura también para la monarquía.

Columna completa en Estrella Digital

viernes, junio 03, 2011

La burbuja de la TDT pincha

El sueño de la TDT se marchita. Tras el deceso de CNN+, Veo 7 pone la pausa y suprime informativos para ocupar el canal con el mínimo coste. No serán las últimas víctimas de un mercado de televisión insostenible.
La abundancia de la TDT, con más de un millar de licencias en todo el territorio y una treintena en abierto por demarcación, no tiene quien la financie. El encendido digital ha intentado convertir en gratis lo que en otros países es televisión de pago. Una burbuja digital tan anunciada como la del ladrillo, pero que nadie ha querido evitar.
La voracidad de los grupos de prensa por convertirse en multimedia pone en apuros a Unidad Editorial y otras cadenas de bajo coste y tertulias omnipresentes.
La audiencia no responde y se consolida la vieja concentración: Telecinco fagocita a Sogecable para dominar la mitad del mercado, acompañada de lejos por Antena 3 y La Sexta si consigue resistir la presión de los derechos del fútbol.
Junto a ellas, las autonómicas hasta que no se decida su privatización o el fin de su publicidad, como en RTVE.

Artículo completo en Estrella Digital

jueves, junio 02, 2011

Televisión inteligente

Video Demo Servicios InOutTV from InOutTV on Vimeo.


No se preocupe por la explosión de canales y de plataformas de televisión: TDT, cable, ADSL, internet TV... La televisión inteligente viene para ayudar y evitar la saturación de tanta abundancia.
Para que sus horas de relajo no sean un frenético pulsar del mando a distancia hasta no ver realmente más que el zapping.
La televisión inteligente permite acceder a la TDT, a los canales de las televisiones para internet, a webs de vídeo como YouTube, a las aplicaciones para la televisión conectada y a servicios de televisión a la carta y vídeo bajo demanda. Se conecta con las redes sociales y a las recomendaciones de usuarios para disfrutar de una televisión etiquetada y programada por los propios telespectadores.
Sin depender de la programación, para ver cuando se quiera y en varias pantallas.
No hace falta esperar a Google TV. Empresas españolas como InOutTV ya comercializan descodificadores inteligentes para explotar todas las posibilidades de la convergencia de la banda ancha y la televisión. Telecinco y Telefónica también han firmado un acuerdo para desarrollar la televisión híbrida (HbbTV), un estándar para la televisión conectada que permitirá acceder a servicios interactivos y de internet, programación a la carta, aplicaciones en televisores conectados, móviles y tabletas.
La televisión llega a internet para estar en todas las pantallas. Un cambio de distribución y negocio que amplía las posibilidades de elección del televidente y traerá contenidos gratuitos, de pago y freemium (mixtos).
Las cadenas, basadas en la programación y en las licencias, dejarán paso a marcas con reputación y criterios para seleccionar y ofrecer contenido de calidad. Crece la televisión temática y se abre un universo de opciones donde para no naufragar en la abundancia hace falta inteligencia y ayudar al espectador. En los equipos y los sistemas operativos con algoritmos y personalización -también en la publicidad- y en las redes sociales para mejorar lo que vemos con recomendaciones de gente con los mismos intereses.
Fin de la caja boba.

Columna en los medios de Vocento

miércoles, junio 01, 2011

Más medios, más audiencia

Contra la crisis, lo local. Con la digitalización, mayor consumo de medios, más participación e hiperconexión en el móvil. Son las grandes tendencias del consumo de medios analizadas en por el Baròmetre de la Comunicació i la Cultura de Cataluña.
La audiencia y el consumo de todos los medios ha crecido en el último año, encabezada por internet, las redes sociales y el móvil.
Aumenta el consumo de medios locales y en catalán hasta los 360 minutos diarios en 2010 frente a 336 minutos en 2008, un crecimiento del 7% que asciende al 40% en internet, con 59 minutos a fin de 2010.
Ese tiempo ha vuelto a aumentar en el primer trimestre de 2011: 60,8 minutos diarios de consumo de internet frente a 19,9 en los diarios, 94,8 de radio y 249,2 de televisión..
La prensa digital crece y es el segundo destino en internet (32,7% de los usuarios) tras los buscadores. Los blogs y webs personales son visitados ya por uno de cada cinco ciudadanos catalanes.

Las webs de diarios generalistas crecen un 52% y son visitadas por el 32% de los internautas. La prensa deportiva llega al 18%, con un crecimiento del 132%.
Junto a las tendencias generales, ya asentadas los últimos años, surgen la participación y los móviles como las dos grandes fuerzas de cambio: de una red de páginas y consumo de escritorio a una internet de las personas y en movilidad.
La participación ha crecido un 353% desde 2008 en cualquiera de sus formas, de redes sociales a chats y foros. Sólo un 8% de los internautas catalanes participaba entonces frente al 35% que lo hacen ahora.
Las redes sociales crecen un 282% y son utilizadas por un 53% de la audiencia digital.

Las tendencias son conocidas, pero los resultados del estudio vuelven a mostrar la resistencia de la mediamorfosis de Roger Fidler: los nuevos medios no reemplazan a los anteriores, sino que conviven y se transforman mutuamente.
Pero se acelera la sustitución de los soportes. Los móviles y tabletas comienzan a sustituir y complementar a los diarios en papel y las televisiones híbridas, conectadas a internet, a la televisión lineal, aunque con un desarrollo muy lento controlado por las grandes cadenas y la apuesta por una TDT obsoleta.
El consumo de medios, sobre todo los gratuitos, es contracíclico: cuanta más preocupación y más crisis, mayor consumo. Aunque esa crisis deja su huella a fuego en las cuentas de resultados.