Saturday, February 25, 2012

Algunas reflexiones sobre el fin de Público

Hoy Público ya no existe. Sólo su web se mantiene a la espera de la liquidación concursal y de un plan de supervivencia poco probable a la vista de su historia. El kiosco y el debate público son más pobres, pero sus aciertos y errores pueden servir tanto para la aparición de nuevos medios como para profundizar la reflexión en los ya existentes. Hace unos días intentaba proponer algunas alternativas de supervivencia, hoy reflexiono sobre sus problemas como elemento de debate para otros medios y proyectos.
Centro la reflexión en los elementos de negocio periodístico que considero más críticos en la historia del diario sin entrar en la valoración política y los lazos de Jaume Roures y sus promotores con el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y la redefinición del sector audiovisual, un tema ya abordado en extenso.
Tampoco me centraré en su historia de tres directores en cuatro años, una volatilidad excesiva para cualquier proyecto.
Estas reflexiones pretenden ser sólo elementos para el negocio periodístico en tiempo de crisis, pero también de desafíos y oportunidades.


Distribución cara
Siete rotativas, distribución nacional y un arranque a mitad de precio (50 céntimos entonces) han sido un lastre muy pesado para Público. Un coste excesivo para un retorno insuficiente.
La estrategia era inundar el mercado, estar en la mayoría de los puntos de venta y posicionarse rápidamente. Demasiado tarde. Los diarios son un producto premium, cada vez más exquisito y de élite. Por contenidos y posicionamiento el mercado de Público estaba en las grandes ciudades. Concentrar la distribución y la estrategia de difusión en ellas habría reducido enormemente los costes, como están haciendo otros diarios.
La erosión en la publicidad hubiera sido muy pequeña si se hubiese planificado una estrategia de concentración de circulación y contenidos en los mercados objetivos más importantes. El diario desarrolló además una estrategia de ediciones, la última con su gran apuesta en Cataluña, que en ninguno de los casos dieron el resultado esperado y obligan a aumentar costes.
En España no hay prensa masiva popular al estilo de otros mercados. Ese lugar ha sido ocupado por los gratuitos y los deportivos. Para que la estrategia masiva de Público hubiera tenido sentido habría que haber mantenido una diferencia de precio muy grande, difícil de sostener con los kiosqueros -tan críticos con su lanzamiento- y de resultado incierto ante la abundancia de información gratuita, en papel y digital.
Con una media de 50.000 ejemplares de venta en kiosco, 40.000 en los últimos meses de 2011, el precio de la impresión y distribución era insostenible.


Monosoporte
Lastrado por el papel. Público nació en la era digital. Los teléfonos inteligentes todavía se reducían a Blackberry y Apple había lanzado el primer iPhone un par de meses antes del lanzamiento del diario.
Su apuesta fue siempre por el papel. Una estrategia adecuada por ingresos y como promoción de los incipientes medios digitales, pero que se ha esclerotizado en exceso sin aprovechar el crecimiento de su web, con una media de más de cuatro millones de usuarios únicos mensuales en 2011 (5,5 en enero de 2012) y alrededor de 300 mil usuarios diarios, casi los mismos que sus 299.000 lectores, según el último EGM.
Público no ha conseguido multiplicar su audiencia en internet por encima del público papel a pesar de la oferta gratuita y de dirigirse en teoría a un lector más joven e internauta.
El desarrollo del negocio digital siempre fue escaso, tanto en fuentes de ingresos y estrategia como en un escaso desarrollo web y de nuevas plataformas. Cuando Jaume Roures alude ahora a la tecnología y a los iPads como desafíos de la prensa en papel olvida el bajo desarrollo de su diario en estas plataformas, tanto en modelo de contenidos como tecnológico y de negocio.

Costes altos
Público se lanzó como un gran diario, con una redacción abundante y costosos fichajes de periodistas de prestigio. Un modelo ya insostenible.
Las ventas de 2010 alcanzaron los 40,5 millones y las de 2009, 32, millones, muy por debajo de los casi 50 millones de costes totales del diario. El resultado es el ya conocido de pérdidas de 59 millones hasta 2010 y la imposibilidad de remontarlas.
Los nuevos medios -tanto papel como digitales- no son capaces de soportar una estructura de costes tan alta. Para hacerse una idea, La Gaceta sobrevive con unos costes inferiores a 30 millones de euros. Esos costes mucho más ajustados le permiten sobrevivir con una difusión muy inferior, de menos de 40.000 ejemplares de media en 2010, un poco menos de la mitad de Público.
Entre 30 y 35 millones podrían ser el umbral máximo de costes soportable para un nuevo diario nacional. Rebajar hasta esa cifra los costes hubiera permitido a Público sobrevivir. Para lograrlo hubiera tenido que reducir drásticamente sus costes de impresión y distribución, además de ajustar un poco la plantilla: un 15 o 20% podría haber sido suficiente.

Marketing dependiente de las promociones
La difusión de Público siempre ha estado anabolizada. Primero con el precio promocional y luego con las continuas promociones de los fondos de Mediapro. El coste de las promociones ha sido excesivo y los patrocinios no lograron sostenerlas.
El sector sabe que las promociones son un mercado excesivamente maduro y de baja rentabilización. Útiles para crear y gestionar audiencia y OJD cuando se usan con inteligencia, pero insostenibles a largo plazo. 

Comercialización externa
El diario no contaba con un equipo comercial propio. Publiseis, la comercializadora de La Sexta, siempre se ha ocupado del diario. Las comercializadoras ofrecen a veces grandes ventajas, pero siempre que sus comisiones sean bajas y sean capaces de crear un mercado amplio. Algunas de esas condiciones no se han cumplido.
Un medio nuevo como Público necesita un equipo comercial muy enfocado y dedicado a buscar soluciones comerciales y nuevos negocios. La comercialización conjunta con otros medios puede no ser la mejor solución.

Ingresos insuficientes
Los ingresos de Público siempre han sido insuficientes: 4,2 millones en 2007, 20,8 en 2008, su primer año completo; 32,3 en 2009 y 40,56 en 2010 (sin datos de 2011). La progresión muestra el crecimiento del diario pese a la crisis y la caída del resto de la prensa.
Con un ajuste de costes y el desarrollo de nuevos modelos de negocio hubiera podido ser suficiente. Pero la innovación en el negocio es una carencia común de los nuevos diarios europeos. Muy pocos han desarrollado nuevas fuentes de ingresos en la publicidad y el marketing digital y convencional, los nuevos soportes o plataformas y el ecommerce.


Apuesta por el diseño, no por los formatos
Público siempre ha sido un diario bien diseñado. Concebido por el estudio Cases y pilotado por Fernando Rapa Carballo, un diseñador creativo de los que no dejan indiferente.
El diseño siempre fue un diferencial del papel pero ha faltado experimentar con los formatos digitales. Tanto en la web como en sus aplicaciones para móvil y iPad, Público está muy lejos de su calidad e innovación en papel.
Para una parte de sus lectores, la narrativa papel estaba potenciada por el diseño, mientras la otra parte sólo alcanzaban al texto.
En papel la integración narrativa de texto y gráfica nunca fue completa excepto en algunas portadas. En su oferta digital nunca se desarrolló una narrativa visual diferencial.

De información diferente al yugo de la política
El diario nació con voluntad de diferenciarse en la información. No sólo por el posicionamiento ideológico, sino también por los contenidos, con apuestas iniciales importantes como las áreas de ciencia y cultura, y una mayor sensibilidad a los intereses de un público joven y digital.
Con el tiempo esas apuestas se han ido desdibujando. El peso de la política ha inundado todo el diario en detrimento de sus apuestas más frescas y diferentes a otros medios.
El resultado ha sido un envejecimiento del perfil de su lector y una mayor similitud con la oferta de la competencia.
El yugo político se ha notado en exceso también en la información. El diario siempre ha presumido de posición y mirada crítica, imprescindibles en cualquier medio, pero el público objetivo de un medio progresista exige información de calidad y elementos de juicio más abiertos para fijar sus opiniones.



Opinión sin crear una comunidad
Público buscó otras voces y ha mantenido su apuesta por una gran mayoría, pero no ha conseguido ser suficientemente influyente y relevante. Más allá de la calidad e impacto de sus firmas al diario le ha faltado construir una mayor proyección social, con más interactividad (presencial y digital) y con más contacto entre sus plumas y el público.
En un mercado con tanta opinión, los medios necesitan no sólo buenas firmas, sino conseguir relevancia e influencia tanto en internet y las redes sociales como a través de encuentros, debates y una actividad que haga más visibles sus voces y sea capaz de recoger y potenciar las del público para convertirse en un auténtico medio social.
Una reducida interactividad con pocos canales para la conversación entre diario y público y la falta de formatos que reflejen la opinión de sus lectores (más allá de los comentarios en la web) no ha permitido crear una comunidad visible, activa y con capacidad de redistribuir y promocionar sus contenidos e ideas.

A la izquierda de El País
Público nació y se dirigió al público a la izquierda de El País. Para el sostenimiento del medio es importante definir cuántos son su público potencial, dónde está y qué contenidos y productos está dispuesto a consumir, a qué precio y en qué soportes. Un análisis estratégico imprescindible.
A la izquierda del diario de referencia de la Transición significa una posición respecto al PSOE y al resto de partidos. Más allá de la vinculación de sus promotores con Zapatero y la estrategia definida por Miguel Barroso, detalles en los que no entraré, el diario estaba obligado a sufrir los problemas del partido y el gobierno socialista, inseparables de sus contenidos y posición editorial.
La lucha por el liderazgo en el PSOE, la victoria de Rubalcaba y la falta de rapidez en detectar algunas tendencias y movimientos como el 15M no han ayudado al reposicionamiento del diario.

7 comments:

  1. En los únicos detalles que no entra, es dónde está el descalabro de "Público"; era un hijo de ZP.Cuándos e marchó, se quedó sin papillas.

    ReplyDelete
  2. Sostengo las palabras de Anónimo, salvo el comentario final, por obvio. En una época de crisis periodística sólo se justificaba como soporte a los otros negocios de Roures y la concesión de un canal de TV. El análisis es certero, se vió desde el inicio y estaba en el conocimiento de su promotor. Recuerda a las publicaciones que proliferaron en la transición, todas soportadas por intereses espureos, que nada tenían que ver con los de los lectores.
    ¿Había un hueco para un periódico ahora? No ¿Por qué salió? Para cumplir unos objetivos políticos e inversores de un grupo, ajenos a la demanda real del mercado. A ver si lo explica algún día Barroso.

    ReplyDelete
  3. No me gusta repetir argumentos, pero creo que, a la vista de lo sucedido, merece la pena recordarlos: Público ha cerrado porque era un 'nuevo periódico viejo'. Intentó tener las virtudes de los nuevos medios y, al final, acabó enquistado en los males de los viejos. Editor de horca y cuchillo, con la última palabra sobre la línea editorial y los que se escribe; clásica redacción centralizada, como núcleo de una maquinaria con costes de producción insostenibles; modelo de negocio orientado a las rentabilidades 'indirectas' y no al negocio por sí mismo; agenda volcada no ya en la política, sino en la clásica y convencional política de partido; cadena de mando errática, como prueba la rápida sucesión de directores en su corta vida, en el que hubo desde JASP hasta veteranos de mil guerras desde la transición... en definitiva, un periódico que pudo haber sido el nuevo gran periódico nacional que el sector espera como agua de mayo y acabó por ser el canto de cisne de los viejos condenados a desaparecer.

    ReplyDelete
  4. A mí lo que me cabrea y me da pena son los millones de euros en subvenciones que los socialistas destinaron a Público y que provenían de todos los españoles. Una vergüenza. Y ahora, reclamaciones a la madre superiora.

    ReplyDelete
  5. "A la izquierda del diario de referencia de la Transición significa una posición respecto al PSOE y al resto de partidos"

    Esta es la cuestión: la promesa de la información "de calidad" (¿qué sera eso? ¿lo que me gusta leer?) presupone anteponer la honestidad con los datos, un cierto rigor intelectual y una metodología de trabajo que entra en conflicto con los sentimientos de uno. Así que si mi "sensibilidad editorial" me lleva a enjuiciar las decisiones de un gobierno con un sesgo, se supone que si se hace eso que se dice que es el periodismo (¿ese oficio de la información escasa en que sólo unos podían publicar y alguien tenía que hacerlo?) entonces no puedo aplicar mi criterio editorial a las noticias. Repitamos: noticias. Es decir, titulares de sujeto verbo y predicado, qué, quién, cómo, dónde y cuándo. Qué poco romántico. Así que crear páginas para consumo de fans (ah, no, para lectores progresistas; que bien puede ser para, como dicen otros, lectores liberales y tal y tal) lleva implícito dos cosas: ya no le interesa a casi nadie y se termina haciendo el payaso. Su más famoso blogger ha sumado varias calificables de ese tino, su más famoso caso wikilero ha sido tirando a bochornoso.

    En fin, creo que "El kiosco y el debate público son más pobres" no puede ser cierto: el debate público en los medios de siempre (vaya, el papel) es pobre más que nunca y ya casi por definición. Ya solo en entornos pequeños de audiencias limitadas existe información para el debate y no para el jaleo. De tus afines y contra tus enemigos. ¿La última prueba de que donde de verdad puede haber contenido serio y debates enriquecidos sólo puede darse en la red y sin depender de audiencias masivas que llevan a buscar targets de publico a toda costa? Passimblog. Mejor análisis de política internacional que cualquier diario de papel y de los llamados online, no digamos de radios y televisiones, esos lugares para el espectáculo. Además, siempre queda El Plural para esas aporataciones de determinada izquierda para consumo de fans. Si lo imporante es la revisión crítica de la información, no el periodismo.

    ReplyDelete
  6. after I read your article I was very interested and it was very helpful for me , I wait for your next other article ,thanks.
    http://www.suksestoto.com/

    ReplyDelete
  7. Segun la biblia las guerras y otros sucesis serian senales del fin. El fin no es la destruccion del planeta sino la eliminacion de todo lo malo q hay sobre la tierra como las guerras el hambre las enfermedades etc. salmo 37:9-11; Isaias 2:4.

    togel singapore

    ReplyDelete