viernes, abril 27, 2012

Futuros del periodismo: medios contextuales

El resumen de mi charla en Berria sobre la necesidad de cambiar los productos y el negocio del periodismo para construir medios contextuales: adaptados a un consumo ubicuo y en movilidad, con abundancia de oferta y donde la demanda vuelve a ser la clave a través de recomendaciones (redes sociales) y aplicaciones.
Una edición pensada para diferentes soportes, con varios interfaces y diversas actitudes de consumo por el público.
Cambios en el periodismo y en un negocio donde la exposición deja de ser la clave para buscar las relaciones y las transacciones. Filtros de demanda y rentabilidad.

2 comentarios:

  1. Yo creo que se esta extendiendo a toda velocidad una tendecia de "uso relacional!" del contenido donde ya no se sabe si lo que interesa mas es el contenido o la relacion. Ojo porque esto marca la diferencia

    ResponderEliminar
  2. Escribo esto sin ánimo de crítica negativa, por favor entiéndelo así, solo desde la más absoluta honestidad y preocupación por el futuro, no ya del periodismo, sino de los derechos humanos en crisis.Como decía Einstein: no podemos pensar igual cuando creamos un problema que cuando lo resolvemos. Los problemas del periodismo no pasan por encontrar soluciones con los mismos esquemas y el mismo lenguaje de sus problemas. Las palabras arrastran al pensamiento y viceversa. Si hablamos del "negocio del periodismo" nos introducimos de nuevo en profundo pozo. El periodismo no es un negocio, al igual que la investigación, por ejemplo, de nuevas vacunas, no lo es. El periodismo es una herramienta para el bien común, que tiene su origen en derechos humanos inalienables, y que un día se convirtió en negocio tras la revolución industrial y la posibilidad de llegar a masas humanas de una forma inmediata y rentable. No intento deslegitimizar lo que es legítimo: crear una empresa para vender información veraz, desarollada profesionalmente y que llegue al máximo número de personas. Lo que sucede es que al convertir el "periodismo" en un activo/pasivo financiero, nos hemos convertido en poco más que moneda de cambio empresarial y hemos desconectado hasta tal punto con la sociedad, que el verdadero receptor de nuestro lenguaje, no nos entiende y no nos quiere entender. La sociedad asiste sin inmutarse a los eres, despidos, cierres de medios porque los periodistas son otros trabajadores más, no somos ni más ni menos, somos parte de un gran negocio universal...como todos los demás. Somos nosotros quienes debemos recuperar el lenguaje propio, el origen, los auténticos objetivos..Somos nosotros quienes debemos empezar a plantearnos quiénes somos y quiénes queremos ser. Tenemos que recordar quiénes somos, no insistir en encontrar soluciones "de negocio" ya que ese es el problema, no la solución. No estoy hablando de un mundo periodístico sin empresa: sería absurdo e infantil , no estoy en eso. Pero por cada cierre de un medio de comunicación hay un recorte a la democracia, y a los derechos humanos, que la sociedad debe empezar a valorar como tal. Claro que ya no "vendemos", cómo vamos a vender si nuestro público, prefiere utilizar sus propias fuentes -atentos a las generaciones de niños y jóvenes, que crean y editan sus propios medios porque conocen la tecnología casi intuitivamente y confían mucho más en el boca a boca, en sus relaciones personales directas y cercanas que en lo que ven y oyen de medios "antiguos"-, ellos son el público del futuro, no este público que ya no quiere saber nada del periodismo. Ahora existen "medios" de información digitales y universales, en tiempo real, masivos, libres y gratuitos que son fuentes de información increíbles: para qué vas a comprar un periódico si la información ha quedado trasnochada, si el desarrollo profesional de esa información, que es lo que queda a los periodistas, está manipulado por imperativos empresariales o líneas ideológicas).Opino que debemos empezar a utilizar otro lenguaje, alejado del problema y su lenguaje financiero, el nuestro propio, recuperar la dignidad de profesionales que trabajan por el bien común para exigir de lo "público" la ayuda, apoyo o financiación necesaria para salvaguardar derechos humanos.Mientras sigamos enarbolando la bandera de "periodismo como negocio" solo seremos una actividad más sufriendo con extrema dureza la crisis, más en nuestro caso, que hemos perdido el "producto" y el "público". Esta crisis no es una crisis financiera, es una crisis de derechos humanos.Gracias, un saludo y un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar