Friday, October 05, 2012

Es el negocio, Cebrián, no la redacción

El problema es el negocio, no la redacción. Juan Luis Cebrián, presidente de Prisa, debería saberlo cuando acusa a la redacción de El País de no tener “perfiles digitales” y de resultar muy cara por tener “un salario medio de 88.000 euros”. Quien no es digital es la dirección de Prisa. La responsabilidad del negocio, en papel y digital, tanto del diario como del grupo es en primer lugar de sus directivos, no de sus trabajadores.
Es cierto que El País, como la mayoría de los diarios, tiene un problema de adaptación al universo digital de contenido, formatos y estrategia, a pesar del avance de los últimos tres años. Pero el principal problema no es el producto y la información, donde se ha avanzado mucho, sino la falta de un modelo de negocio viable.
Y esa es responsabilidad de la empresa, del área digital -donde se han duplicado estructura y cargos- y de sus directivos, no de la redacción.
Los problemas estructurales de la redacción, tanto en perfiles, renovación y adaptación al nuevo paradigma digital también son responsabilidad sobre todo de sus jefes, de los directivos de la empresa y de la propia redacción.
Todo periodista y toda persona que se ocupa de la reorganización de redacciones y desarrollo de negocio o producto sabemos que la primera condición para la transición o migración digital de los medios es un claro y motivador liderazgo. Después viene el cambio de cultura en la organización, la formación para avanzar en las nuevas necesidades, la reforma de los flujos y procesos de edición y producción, y la producción de nuevos contenidos.
La planificación de esa migración y reestructuración es la primera responsabilidad de la empresa y sus directivos, no de los periodistas. Estos tienen la responsabilidad personal y profesional de adaptarse a la naturaleza y tecnologías de la información, así como a las demandas y hábitos del público y el mercado. La responsabilidad personal y profesional es grande, pero la de la empresa y sus directivos para planificar la convergencia digital y la reestructuración de la plantilla, los recursos y el negocio es irrenunciable.
En El País hay periodistas buenos y malos, digitales y analógicos, pero la división no está en los 50 años que para su fundador, primer director, consejero delegado y ahora presidente (mucha responsabilidad durante muchos años) marca, sino en la profesionalidad, capacidad, voluntad y motivación de cada periodista.
Con 486 directivos en Prisa a finales de 2011 y una retribución al consejo de administración de más de 20 millones de euros -además de más de dos millones de acciones a precio preferente- los 105 millones de gastos de personal de los diarios de Prisa (una sexta parte del total del grupo) no son el principal problema.
Las dificultades de El País están en la falta de mayor desarrollo del negocio digital y en la caída de ingresos y difusión de un diario que ha dado la espalda -por posición editorial y por información- a una buena parte de su público tradicional.
Lo perdido en El País no se ha compensado con nuevos negocios y productos, donde además se podría haber reubicado a una parte de la plantilla, aunque hubiera que renegociar sueldos y otras condiciones que efectivamente no son sostenibles en los nuevos negocios.
Nunca es buena estrategia que el máximo responsable de un medio acuse a sus subordinados de los males que sufre. Ningún responsable de medios debería seguir la estrategia de Cebrián porque sólo con redacciones motivadas y de calidad se podrá hacer el periodismo que los ciudadanos sigan deseando, consumiendo, pagando y considerando relevante para la democracia y para su vida cotidiana.

En P21 | Datos para entender la crisis de El País

6 comments:

  1. Cuánta razón... Actualmente estas tradicionales organizaciones, a pesar de lo que se ha avanzado en los dos últimos años como bien dices, no tendrán nada que hacer ante las incipientes estructuras horizontales de periodistas que cada vez se están organizando mejor gracias a la tecnología.

    ReplyDelete
  2. Sería interesante considerar también que un cambio organizativo y cultural de esa naturaleza no se puede planificar y menos aún ser diseñado e implantado por los directivos que provienen del paradigma anterior porque en general no están preparados ni motivados para ello. En algunas ocasiones se tiene que recurrir en estas circunstancias a la creación de una unidad nueva y completamente independiente de la antigua, la cual, por su lado, suele estar abocada a la reestructuración si no tiene una posibilidad de "descremar" su segmento de mercado a largo plazo.
    Otra posible consideración sería la responsabilidad que tienen los periodistas de cambiar sus comportamientos en la reorganización de la empresa de una manera autónoma, crítica y co-liderada, y no esperar por parte de la dirección un "liderazgo claro y motivador" que les resuelva o despeje la incertidumbre y la ansiedad inherentes e ineludibles del proceso.

    ReplyDelete
  3. SE trata de la búsqueda de la rentabilidad empresarial cueste lo que cueste...

    Mark de Zabaleta

    ReplyDelete
  4. De todos modos, está claro que Cebrián está actuando como mera mano ejecutora de Liberty en este asunto (mano ejecutora muy bien remunerada).

    Y tengo la impresión -muy opinable- de que a este gente de Liberty, que desde el punto de vista empresarial y de los números pueden ser la ostia, nadie les ha explicado determinadas entretelas del negocio que van mucho mas allá de los números (teniendo en cuenta quién les informa, Cebrian y cía, pues...) El negocio de El Pais y, por ende, el de PRISA, tiene un componente de fidelización ideológica muy muy fuerte. Componente en el que, curiosamente, llevan meándose un dia si y otro también desde hace varios años (suplemento para pijas, deriva ideológica en la opinión,reorganización de presentadores caótica en la SER..) con los resultados que todos sabemos -números cantan-.

    Este ERE no le va hacer ningún bien en cuanto a ese público digital que Cebrián tanto dice buscar. Un público digital bien informado y con las ideas muy claras en torno al activismo público y digital. En otras palabras, boicot al periódico como ya han anunciado figuras de la red con bastante seguimiento.

    Por cierto: soy la única persona que piensa que la "nueva" SER , pese a todos los pesares, tiene un tufo a "rancio" muy muy preocupante? A mi las cortinillas y sintonías de los programas, amén de la música para anunciar determinados segmentos de los mismos, me parecen mas propios de hace 30 años que otra cosa.

    ReplyDelete
  5. Jajaj, me encanta que un tío remunerado a más de dos millones de euros anuales se queje de sus empleados a 88.000 de media.

    Todo un ejemplo de justicia social y progresismo moderno

    ReplyDelete
  6. Estupenda tu serie de blogs sobre El Pais..
    Me gustaria solo añadir una pequeña nota, El Pais como cualquier otra empresa editorial/informativa esta basada en la calidad de sus contenidos.La estrategia que Mr. Cebrian y cia estan siguiendo es un suicidio total, las personas que crean esos contenidos son los activos mas importantes que tiene y se los estan cargando un dia si y otro no y con el ERE todavia mas.
    La estrategia diferenciadora de un medio de comunicacion es la creacion de contenidos epecificos para unos clientes fieles, publico que se identifica con la cabecera, como nos identificamos durante años, independiente del medio papel o digital.
    Solamante con una definicion clara y con los mejores contenidos (como pasaba tiempos atras) puedes atraer lectores y compradores.
    Con becarios (todos ellos sabios en nuevas tecnologias!!! `pero desconocedores de todo lo demas ..)la calidad va a bajar sustancialmente y con ello los fieles clientes.
    La unica manera de difrenciarse con las miles de fuentes de informacion es con periodistas que investiguen y que tengan credibilidad, aunquen tengan mas de 50 años.. copien lo que estan haciendo los medios anglosajones, por favor

    ReplyDelete